La ducha en el baño: La comodidad final

ducha hansgroe 237x300 La ducha en el baño: La comodidad final

Vamos a concluir, esta serie dedicada a la ducha y sus problemas, con algo que nos hará esta ducha más placentera, a través de los años.

Cuando digo años, lo digo, porque como estos pasan, y cada vez más rápido, y vemos como, para poder enjabonarnos las piernas, tenemos, o bien que agacharnos, o bien ir a la patita coja. Es una manera de ahorro en espacio y precio.

Ninguna de estas dos posturas, nos apetece lo más mínimo, sobro todo, cuando uno se encuentra ya entrado en cierta edad, o con dolor de espalda.

imagen0059 225x300 La ducha en el baño: La comodidad finalRecordamos, que cuando nos duchábamos en la bañera, apoyábamos el pie en su reborde. Que comodidad, ¡verdad!

Pues en la ducha, solamente tenemos que poner, un trozo de este reborde de bañera, o lo que es lo mismo, un pequeño saliente tipo estante, en una esquina próxima a la alcachofa de la ducha, para poder apoyar comodamente el pie, y asunto solucionado.

El estante, deberá estar a una altura aproximada de 40/45 cm, colocado en una esquina, ya que así soporta mejor el peso y se evita que nos lo clavemos en la espinilla, y ha de ser redondeado, para evitar las esquinas salientes y los golpes bajos, que tienen tan mala fama.

sin titulo 35 207x300 La ducha en el baño: La comodidad finalSi después de todo, queremos además, darnos placer, nos colocaremos duchas cascada en el techo, chorros laterales, duchas de cromoterapia, etc., etc., que el mercado está lleno, y seguirá llenándose de nuevos elementos, para darle “plaser” al cuerpo. Pero no olvidemos, que lo principal de una ducha, es que sea práctica, cómoda y limpia.




Tags: ,

comentarios

Hay 0 comentarios en este post.

danos tu opinión

Tienes una opinión al respecto, escríbela aquí.

Quienes somos?

Quieres saber más de nosotros
En ddecoracion colaboramos decoradores, arquitectos
y en resumen buenos amigos. - Visitar nuestro estudio de decoración