Restaurante Attic. Que chasco!!!

attic 0 203x300 Restaurante Attic. Que chasco!!!

          A según que edades, y sobretodo cuando llevas un tiempo en pareja, y los amigos en común también tienen pareja, se suelen acortar las salidas del sábado noche a una simple cena. Eso sí, tu nivel de exigencia también es mayor de cuando tenías 20 años. Buscas un local de ambiente agradable, en mi caso (por deformación profesional) que sea de diseño, con una carta elaborada, y un buen servicio.

           Pues bien, en mi afán por conocer nuevos restaurantes de estas características, fuimos a parar, recomendados por mi hermana, al Attic, situado en La Rambla 120, de Barcelona.  

attic restaurante Restaurante Attic. Que chasco!!!

           El local tenia muy buena pinta. Nos tocó una mesa en el centro del restaurante, pero no nos importó. El ambiente era suficientemente acogedor para no encontrarte desubicado. Al rato se acerca el camarero para tomar nota. Pedimos el primero y segundo plato y un vino blanco bien fresquito para acompañar.

           Llega el camarero, y sin enseñarnos la botella la descorcha, y llena mi copa para la degustación. Mi sorpresa viene cuando miro la copa y veo el color del vino. Le pido que me enseñe la botella y resulta que era el mismo vino que habíamos pedido, pero en vez de blanco, rosado. Le decimos que no importa, y que deje la botella, pero que, por favor, nos traiga una cubitera para mantenerlo  fresco hasta que llegue la comida.

attic 300x225 Restaurante Attic. Que chasco!!!

           Pasados unos 20 minutos y sin rastro de la comida, reclamamos a otro camarero la cubitera. Al fin llegan los primeros y ni rastro de la cubitera. La volvemos a reclamar y ya nos la traen, aunque el vino ya había perdido su temperatura. Los primeros platos estaban muy buenos, la verdad. Pero desde que los acabamos hasta que nos traen los segundos volvemos a esperar otra media hora, tiempo suficiente para hacer la digestión.

attic barcelona Restaurante Attic. Que chasco!!!

           Cuando llegan los segundos, en mi caso solomillo, está tan crudo que cuando como el primer bocado, lo encuentro frío por dentro. Le pido al camarero que me  lo pasen por la plancha. Los que me acompañan acaban todos el segundo plato, y yo sigo esperando. Ya con cara de pocos amigos, le reclamo el plato al camarero, que nos pone cara de “tierra trágame” dejando evidente que se había olvidado de mí. Me trae la carne seca, e increíble, otra vez fría!!!!.

           Acabamos la cena sin postre, ni café, con ganas de salir de allí. Pedimos la cuenta que tarda otro tanto. El cambio tenia que ser de 17 euros. La vuelta es únicamente de 7 euros. Volvemos a avisar al camarero y le explicamos su error. Duda de nuestra palabra y se dirige a la caja a comprobarlo. Finalmente, sin ninguna disculpa, nos trae el cambio de los 17 euros, todo en monedas de un euro. Ya no sabía si reír o llorar. La verdad es que salimos del restaurante tan alucinados, que yo solo miraba por los rincones buscando la cámara oculta.




Tags:

comentarios

Hay 1 comentario en este post.
  1. Comentario #1
    Alex en septiembre 8, 2009 de 14:00

    No exigisteis hablar con el jefe para presentar una queja? vale que se equivoque con el vino, vale (pero ya no tanto) que vayan lentos, inaceptable lo de la carne seca y olvidada (yo ahí ya hubiese llamado al jefe) pero que encima se recochinee con lo del cambio…..

danos tu opinión

Tienes una opinión al respecto, escríbela aquí.

Quienes somos?

Quieres saber más de nosotros
En ddecoracion colaboramos decoradores, arquitectos
y en resumen buenos amigos. - Visitar nuestro estudio de decoración