Zinc-bar. Cena y música en directo

zinc bar 0 300x236 Zinc bar. Cena y música en directo

          Tras las fiestas navideñas, y buscando un lugar relajado para ir a cenar, lejos de los restaurantes con aglomeraciones, nos decidimos por el Zinc-bar, el restaurante del Hotel Villa Emilia, ubicado en la esquina de Calábria con Diputación, en el Eixample barcelonés.

          Está concebido como un local independiente y abierto al público con acceso directo desde la calle. Su decoración combina con mucho acierto un antiguo armario alemán del siglo XVIII, un piano de cola, paredes empapeladas con estampado barroco, una chimenea rectangular muy actual y una gran lámpara negra, que contrasta en un ambiente donde predominan los tonos blancos y rojos.

          bar2 231x300 Zinc bar. Cena y música en directo         bar11 222x300 Zinc bar. Cena y música en directo

          La carta es muy corta pero con productos de delicatessen. Consta de un menú de tres platos y postre que incluye la bebida y el café por 25 € de noche (y 19 € al mediodía), o una carta de 13 platos entre los que encontramos una degustación de quesos, carpaccios, ensaladas, o pastas. Os recomiendo el foie a la plancha  o las carrilleras de cerdo.

zinc launge2 300x142 Zinc bar. Cena y música en directo

          Como crítica, solo puedo decir que al servicio del restaurante, quizá les falte un poco de tablas. Nuestra mesa la servían dos camareros diferentes, muy jóvenes y totalmente descoordinados. También habría que explicarles que además de dejar que uno de los dos comensales pruebe el vino, las copas de vino blanco no se han de llenar, puesto que se calienta. 

terraza zinc1 214x300 Zinc bar. Cena y música en directo          Os recomiendo que si vais a cenar, reservéis a primera hora si queréis disfrutar de la música en directo, de la mano del pianista brasileño que ofrece un repertorio de piezas de jazz, bosanova…pero solo hasta las 23h.

          Y para terminar, se puede tomar una copa o un cóctel (por 9 €) delante de la chimenea en unas cómodas butacas, alrededor del piano de cola, o en la terraza de 220 metros cuadrados de la azotea del hotel, rodeado de palmeras, y descansando en el sofá al calor de las estufas.

          Como veis es un bar-restaurante para auténticos sibaritas con precios asequibles.




Tags:

comentarios

Hay 0 comentarios en este post.

danos tu opinión

Tienes una opinión al respecto, escríbela aquí.

Quienes somos?

Quieres saber más de nosotros
En ddecoracion colaboramos decoradores, arquitectos
y en resumen buenos amigos. - Visitar nuestro estudio de decoración